Logotipo del Portal de Agricultura y Ganadería de Castilla y León; Ir a página principal

Obras de concentración parcelaria

Fuente:

Consejería de Agricultura y Ganadería

Descripción:

La Junta destina casi 240.000 euros para obras en la red de caminos de la concentración parcelaria de Villalón de Campos, en Valladolid

Fecha de publicación de la Noticia:

23 de noviembre de 2017

Contenido:

El Consejo de Gobierno ha autorizado la contratación de las obras de mejora de las comunicaciones de la concentración parcelaria de Villalón de Campos, en Valladolid. Para la realización de estos trabajos se van a destinar 239.313 euros y las obras tendrán un plazo de ejecución de tres meses. Esta cuantía permitirá la construcción de dos puentes vehiculares, dos caminos y cuatro entronques con la carretera N-610 en la red de comunicaciones de esta concentración parcelaria.

Las obras que se llevarán a cabo en esta zona consistirán en la construcción de dos puentes vehiculares; la creación de dos caminos para acceder a la carretera N-610, con una longitud total de 684 metros y sus correspondientes cunetas y bombeo; y la realización de cuatro entronques para dar acceso de los caminos a la citada carretera mediante la construcción de un pavimento de hormigón, la colocación de las obras de fábrica y la señalización necesaria.

La concentración parcelaria realizada en esta zona abarca 16.008 hectáreas de superficie que pertenecen a 1.260 propietarios. Estos terrenos se ubican en los municipios vallisoletanos de Villalón de Campos, Herrín de Campos, Villafrades de Campos y la localidad palentina de Boadilla de Rioseco. La concentración parcelaria ha permitido reorganizar la propiedad en los municipios afectados por el denominado Sector IV de la Zona Regable del Canal Esla-Carrión. En este sector se van a transformar en regadío 2.050 hectáreas de secano pertenecientes a estos cuatro términos municipales.

Las parcelas han pasado de ser 5.053 antes de la concentración parcelaria, con una superficie media de 3,2 hectáreas, a 2.310 fincas de reemplazo con un tamaño medio de 6,51 hectáreas.

Beneficios de las concentraciones

Entre los principales beneficios que conllevan las concentraciones parcelarias y las infraestructuras rurales que las completan se encuentran los de productividad y competitividad con la corrección de desequilibrios, la mejora de la rentabilidad de las explotaciones al hacerlas más eficientes, el aumento de la posibilidad de diversificar producciones, el aumento de la eficiencia y la vida útil de la maquinaria, la mejora de la comunicación en el medio rural y la multiplicación de las funciones y los usos potenciales del suelo rústico.

Proporciona, además, beneficios socioeconómicos como la mejora del nivel de vida de los agricultores, la atracción de jóvenes y mujeres a la producción agraria y potencia el desarrollo de la industria agroalimentaria. Las concentraciones parcelarias son una de las actuaciones más eficaces en el medio rural para potenciar la actividad y el empleo y constituyen una herramienta contrastada de lucha contra el despoblamiento y los desequilibrios territoriales. Como ejemplo, el número de incorporaciones de jóvenes en zonas concentradas es un 40% superior a zonas no concentradas, y la inversión privada de los agricultores para modernizar sus explotaciones es un 36% mayor.

La mejora del ahorro energético, la reducción de la contaminación y del consumo de combustibles y la mejora de la calidad medioambiental son algunos de los objetivos de sostenibilidad ambiental que conlleva una concentración parcelaria. Se tiene en cuenta, de forma especial, la protección del medio natural, el respeto absoluto a los valores ecológicos, paisajísticos y ambientales de las zonas de actuación. Ayuda, además, a disminuir las emisiones de efecto invernadero (disminución de distancias un 40%, ahorro de combustible un 25% y reducción de CO2 un 25%).